Chumino Rebelde: las incoherencias de Elisa Mandillo

El pasado 19 de enero, Elisa Mandillo fue entrevistada por el diario El País para hablar sobre su imputación como acusada por un presunto delito contra los sentimientos religiosos. Esta imputación tiene su raíz en la ‘procesión’ vejatoria del santo chumino rebelde, que hizo mofa y escarnio de las creencias y sentimientos religiosos de los cristianos.

 

En esta entrevista de Elisa Mandillo a El País hay varias incoherencias que dejan en evidencia sus argumentos para librarse de la multa de 3.000 euros que ha pedido para ella la Fiscalía de Málaga por la ‘procesión’ del santo chumino rebelde.

Incoherencia 1: su intención

 

La pretensión no era herir los sentimientos religiosos (…) No pensaba que podía ofender

Mientras que Mandillo afirma desde el principio de la entrevista que la intención de esa ‘procesión’ no fue ofender, la realidad es que ella misma afirma en esta entrevista que “comprende que alguien se pudiera sentir ofendido“.

Entonces, si comprende que alguien se pudiera sentir ofendido, ya sabía de antemano al planear la acción del santo chumino rebelde que estaba haciendo algo que podía herir los sentimientos religiosos, violando así el artículo 525 del Código Penal.

Incoherencia 2: su participación

 

Soy feminista y voy a las manifestaciones feministas (…) Salgo un minuto leyendo

Si como afirma en la entrevista, su participación en la protesta del chumino rebelde no fue “destacada”, entonces:

  1. ¿Por qué es ella una de las cuatro ‘privilegiadas’ que llevaba a hombros la vagina gigante?
  2. ¿Por qué es ella la que proclamó con el megáfono el manifiesto de la ‘procesión’, acto central en cualquier protesta?

Esas funciones son las propias de quien lidera o al menos tiene una “participación destacada” en los hechos.

Incoherencia 3: el objetivo

 

La manifestación fue a favor de la libertad reproductiva y sexual de las mujeres”.

Elisa Mandillo afirma que el objetivo de la ‘procesión’ del santo chumino rebelde era defender los derechos sexuales y reproductivos. Concretamente, el “derecho” al aborto después del anteproyecto de ley del exministro de justicia Alberto Ruiz Gallardón.

Pero si ése era el objetivo, ¿por qué mofarse de la Semana Santa imitando los ritos y ornamentos típicos de estas manifestaciones de fe? ¿Y por qué corear versiones vejatorias del Avemaría, la alabanza a una mujer; y del Credo, la fe de los católicos?

Incoherencia 4: libertad de expresión

 

Tengo el derecho a manifestarme y el de la libertad de expresión, recogidos por la Constitución

Es cierto que la libertad de expresión es un derecho fundamental, recogido y tutelado por nuestro ordenamiento jurídico. Es un derecho necesario para cualquier democracia contemporánea. Ahora bien, ¿este derecho no tiene algún límite? ¿Se puede justificar la violación del Código Penal, como en este caso, amparándose en la libertad de expresión? No. Y ya ha habido sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que lo confirman.

Incoherencia 5: reincidencia

 

Pregunta: “¿Lo volvería a hacer?” “¿Manifestarme a favor de los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres? Sí, siempre

¿Se refiere Elisa Mandillo a que volvería a defender los derechos sexuales y reproductivos? ¿O a que volvería a repetir la ‘procesión’ del chumino rebelde?

Fuente: El País

 

(Para ver la entrevista completa en el Diario El País, pincha en este enlace).

 

¿Quieres conseguir una legislación que proteja de forma efectiva los sentimientos y creencias religiosas en España? Pincha aquí y únete a la campaña de Abogados Cristianos #RespetaMiFe:

Firma esta petición

Dona para ayudar a Abogados Cristianos a defender a personas como tú:

Otra cantidad

Elige el método de pago
Información de contacto

Credit Card Info
This is a secure SSL encrypted payment.

Donativo: 15,00€

Loading Facebook Comments ...